lunes, 9 de febrero de 2009

No existe el derecho a la muerte, sí el derecho a la vida

Mucho se habló sobre el caso de Eluana Englaro en Italia http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1098087&pid=5812774&toi=6268 y sigue siendo objeto de debate en la península.
Ante estos casos siempre se habla, incorrectamente, sobre el "derecho a la muerte" o a una "muerte digna". Eso no existe. Lo que sí existe es el derecho a la vida y, dentro del mismo, cada persona decide que hacer con su propia vida. Por lo tanto, la decisión de morir o no radica en la propia persona no en terceros.
Si uno decide morirse, es una decisión particular de cada uno pero terceras personas no tienen derecho alguno de determinar la vida de otros.

4 comentarios:

aplacetoreturn dijo...

De acuerdo con el post. Pero el problema empieza cuando la persona ya no puede decidir por sí misma, entonces, ¿qué debe hacerse?

Darío dijo...

Para mí, se debería continuar manteniéndola en vida.
Los médicos sabran como, pero quitarle la vida de ninguna manera.

Nati dijo...

Sin ánimos de horrizar, tengo una postura distinta.

Para mi el derecho a la vida, incluye el derecho a la muerte. Creo que es una cuestión de compasión humana dejar morir a una persona que sobrevive por estar enchufada a una máquina con suero 17 años.
Muchas veces prolongamos el sufrimiento de un ser querido por egoísmo, religión o "deber ser", simplemente porque nos cuesta desprendernos.
Me parece que en el caso de esta chica, el padre hizo bien en asumir esta responsabilidad.

Saludos

Darío dijo...

Sí, puede ser, cada uno pensará lo que desee.
Igualmente lo que quiero decir es que el derecho a la muerte estaría dentro del derecho a la vida. O sea, sería cuestión de cada uno.